Ir al contenido principal

Las 7 bienaventuranzas de Apocalipsis (2a)

“Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”. Apocalipsis 14:13

Bienaventurados los muertos, ¡Qué declaración! ¡Qué Palabras!

Esta expresión, a diferencia del pensamiento común de que la muerte es una gran desgracia, es una característica de la cosmovisión  cristiana, ver la muerte como algo positivo y no negativo. Ver la muerte como un paso más en el camino de la vida. Mirarla aún como un simple obstáculo que nos impide una eternidad con Dios, un obstáculo que al final de la vida será sorteado con éxito.

Por supuesto que la muerte es una bendición, pero esta bienaventuranza es solo es a favor de los que han creído, los que “…mueren en el Señor…”; desgraciado es el que muere sin Cristo, pero bienaventurado es el que muere con Él.

Cristo y una esperanza anclada en su obra en la cruz es lo que hace la diferencia entre el desconsuelo de la muerte y el canto de victoria y de triunfo sobre ella.

Pudiera ser que estas palabras también contenían un consuelo extra para los que morirían en esos tiempos, las palabras “…de aquí en adelante…” pudieran hacer referencia a los tiempos de tribulación que viviría la iglesia por los siguientes 200 años después de este mensaje del apóstol Juan. Como iba él a imaginarse que también traerían consuelo aún a los creyentes que 2,000 años después, al enfrentar la persecución, la cárcel y la muerte, la encararían llenos de gozo confiando en estas palabras inspiradas por el Espíritu Santo en la pequeña isla de Patmos.

¿Quién es el que dice estas palabras? Es el Espíritu Santo; Él es el que dice que los que mueren en el Señor son dichosos, y la historia de la iglesia lo ha comprobado siempre así. Desde los mártires de la fe en los primeros siglos, hasta los que sufren por causa del evangelio en nuestros días; a lo largo de los siglos sus corazones se han llenado de dicha, aún los deudos, cuando saben que la persona que ha partido descansa en Cristo; esas personas, son personas dichosas.

La muerte es el momento del descanso, sus trabajos han cesado. Probablemente estos “trabajos” hagan referencia a sus sufrimientos en la fe. Pero también podríamos hablar de sus obras y el apóstol asegura que les acompañan; esto me hace pensar que lo que hacemos en vida por nuestro Señor, cada cosa que hemos sembrado, cada cosa que hemos dicho, cada consuelo, cada oración, cada vez que compartimos el evangelio, cada obra que hicimos en su nombre; no ha sido en vano, porque estas continuarán aún después de la muerte. 


No sé qué es lo que vamos a estar haciendo en la otra vida, pero algo si es seguro, habrá una sensación de descanso, una paz que sobrepasará todo entendimiento. Finalmente estaremos con nuestro Señor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las tres decisiones del rey Ezequías

En las siguientes tres historias de la vida del rey Ezequías podemos encontrar tres importantes decisiones, tal vez en las que serían las tres áreas más importantes de la vida de todo hombre (mujer)
I. Primera Historia. Después de lo que Ezequías había hecho purificando el templo.
Dice la Biblia 2º Crónicas 32:1Después de semejante muestra de fidelidad por parte de Ezequías, Senaquerib, rey de Asiria, marchó contra Judá y sitió las ciudades fortificadas, dispuesto a conquistarlas. Uno esperaría leer, vivió feliz para siempre o algo así ¿no? la Biblia dice: “Senaquerib… marchó contra Judá”
Es decir, después de haber hecho lo correcto, después de haber hecho las cosas bien, tal vez uno esperaría que viniera una especie de recompensa, premio o galardón, es decir –Por cuanto hizo esto, recibió esto otro-
Por eso me gusta la Biblia, porque no es un cuento, refleja la vida de hombres como nosotros y mujeres reales, con problemas, dificultades, etc. Esto no es Hollywood, es la vida real y los f…

Las 7 bienaventuranzas de Apocalipsis (1a)

“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”.Apocalipsis 1:3
La palabra bienaventurado tiene un significado bien conocido por todos nosotros, es otra manera de decir dichoso o feliz; es importante resaltar que el autor está haciendo énfasis en la grandeza de la bendición revelada aquí. Por eso llama a los recipientes de esta revelación “Bienaventurados”.
Esta bendición es para las personas que al recibir esta revelación harán tres cosas muy importantes, estas tres cosas son las llaves para recibir dicha bendición contenida en este libro; dichosos (1) los que leen, (2) los que oyen y (3) los que guardan. Este es el mismo sentido que tienen las palabras de Jesús en el sermón del monte para describir a una persona prudente que edifica su casa sobre la roca. No solamente oír, pero poner en práctica. Leer, oír y hacer, ¿No son estos tres pasos una metodología para un aprendizaje efectivo? Creo que…

El Modelo de Adoración del Tabernáculo de David (Parte 1)

Si el modelo de adoración del tabernáculo de David es un diseño divino implementado en el Antiguo Testamento que trasciende  al  Nuevo Pacto a través del cumplimiento de la  profecía de Amos, ¿En qué sentido este diseño divino llega a nosotros por medio de Jesús en el Nuevo Pacto? ¿Deben las iglesias hoy en día funcionar bajo el diseño del tabernáculo de David? ¿Cómo se interpreta la profecía de Amos 9:11 y 12? Tal vez por principio de cuentas deberíamos responder a la pregunta ¿Qué es el tabernáculo de David? Aquí una pequeña reseña de los santuarios de Dios.
   1.El primer tabernáculo fue el que levantó Moisés edificado de acuerdo al modelo que Dios le dio en el monte Sinaí. Este tabernáculo les acompañó por 40 años en el desierto, fue el que introdujeron a la tierra prometida y estuvo en funcionamiento hasta la llegada de Samuel (el último de los jueces) en Silo, donde fue finalmente  destruido. “Toda la congregación de los hijos de Israel se reunió en Silo, y erigieron allí el tab…